lunes, 5 de diciembre de 2011

Para ver otros artículos relacionados con la historia del partido del Pilar haz clic en :
               www.pilarenlahistoria.blogspot.com

miércoles, 2 de noviembre de 2011

EL ALCALDE DE HERMANDAD DEL PARTIDO DEL PILAR DON LORENZO LOPEZ CAMELO - PARTE II

El lugar estaba destinado a mantener los ganados de propiedad del Estado, para proveer la subsistencia de los obreros que debían construir las fortificaciones para defender la frontera de las agresiones de las indiadas, y proteger las estancias rurales afincadas al sur del Salado. La población asentada en el lugar estaba custodiada por una fuerza veterana al mando del capitán don Antonio Sáenz y 25 hombres, cuyos sueldos pagaban los mismos hacendados. El 29 de enero de 1820, don Juan Manuel de Rosas, don Joaquín Suárez y don Lorenzo López, opulentos estancieros del sur, dirigieron una carta colectiva al jefe de las milicias, general don Martín Rodríguez, en ella le hacían presente que el comandante Fleitas ordenaba se sacaran 25 hombres, por compañía, del regimiento de Monte, después de haberse comprometido los mejores recursos de ese partido en la invasión que acababan de efectuar los indios, como asimismo de los contingentes requeridos para el ejército directorial, "además de los 800 caballos escogidos a satisfacción del comisionado, que es uno de nosotros" -dice el mensaje. (59).

A fines de diciembre de 1820, resultó electo representante por la provincia de Buenos Aires (60), prestando juramento el 1º de enero de 1821 como Regidor Cuarto y Defensor de Menores del Cabildo de Buenos Aires. (61).

En el acuerdo del 10 de marzo de 1821, el ayuntamiento le concede un mes de permiso para pasar a su estancia por "asuntos de mayor urgencia", quedando a cargo de la Defensoría de Menores, don Manuel José Haedo. (62) El 25 de abril se reincorpora a las sesiones (63) y el 16 de mayo de 1821 se le encomienda la defensa de la frontera del sur por las frecuentes invasiones de los bárbaros (64).

La situación de la campaña en esos momentos dio motivo para que se reunieran varios hacendados de la provincia con el coronel don Elías Galván. El encuentro se llevó a cabo en la casa del gobernador y los presentes labraron un acta acuerdo que elevada al gobierno fue aprobada por la Honorable Junta de Representantes, cuyos integrantes resolvieron la constitución de una compañía militar de 100 hombres con la denominación "Blandengues Veteranos del Cuerpo de Hacendados", la cual estaría mandada por un capitán, un teniente y un alférez, siendo designado para llevar adelante este cometido conjuntamente con don Joaquín Suárez y don Pedro Pablo Escribano. (65).

Terminada esta comisión, el 3 de agosto de 1821 entró nuevamente en el ejercicio de sus atribuciones como Regidor Defensor de Menores en el Cabildo porteño (66) y cuatro días después, por un decreto del gobernador don Martín Rodríguez, se crea la Junta de Comerciantes y Hacendados, destinada a la protección del comercio, la agricultura y la industria, integrando la misma en representación de los hacendados. (67).

Por una ley propiciada por el ministro don Bernardino Rivadavia, el gobernador don Martín Rodríguez dispone la abolición de los Cabildos de Buenos Aires y Luján, fijando como último día de sus existencias el 24 de diciembre de 1821. Por tanto comunicaba la suspensión de las elecciones de los individuos que debían sustituir a los capitulares para el año entrante de 1822. Ante esta medida los Regidores con la firma de todos sus miembros, incluido don Lorenzo López, dejaron constancia: "que habiendo recibido del pueblo el mandato que ha ejercido durante un año, no prorrogará sus funciones a partir del 31 de diciembre de 1821". (68).

Sus influencias políticas con las más altas personalidades del gobierno, logradas de las diversas actividades cumplidas en la función pública, no significó que olvidara el tan ansiado anhelo de los habitantes del Pilar, de ver concretado el traslado del pueblo de su antiguo asentamiento al lugar actual y la construcción de la iglesia. Esta aspiración de la cual no era ajeno había sido iniciada muchos años antes y por distintos acontecimientos sucedidos en el país las gestiones se hallaban interrumpidas.

El 11 de enero de 1822, una nota enviada por los vecinos del pueblo y partido del Pilar, solicitaba al Ministro de Hacienda fondos públicos "para edificar una Iglesia parroquial en la loma inmediata a la población, donde se lograría una posición más ventajosa capaz de proporcionar al templo más consistencia y duración que la situación en el que se halla ruinoso, contando para el efecto, a más de la piedad generosa de los propietarios, con la liberalidad de don Lorenzo López que se constituye a contribuir con la cantidad de mil pesos anuales durante el tiempo de la obra del templo, y en señal de seguridad firma también con nosotros..." (69).

La respuesta no se hizo esperar y el gobierno contestó agradeciendo el gesto de don Lorenzo López, comunicando, además, que incluiría en el presupuesto de ese año que aún debía aprobar la Sala de Representantes, la cantidad de quinientos pesos para la misma obra. (70)
Las tareas destinadas a la edificación de la iglesia habían sido suspendidas al poco tiempo de iniciadas y en 1823 su progreso era muy lento y faltaba mucho por hacer. El 7 de enero de ese año, el gobernador Martín Rodríguez dictó un decreto conforme al nuevo orden establecido por la ley de la reforma del clero destinado a la multiplicación de los templos de la campaña.
Las partes más salientes de esta disposición decían: "acordando el celo distinguido del vecino de esta ciudad don Lorenzo López en su solicitud para la construcción de un templo en el Pilar, la consideración que las atenciones del erario y sus recursos permiten, el gobierno ha acordado [entregar] la cantidad de 10.000 pesos para la construcción del templo diseñado en los planos presentados que debe erigirse en el nuevo pueblo del Pilar. Esta cantidad será abonada a razón de 1.500 pesos al año y por la tesorería general…". (71).

Si bien ello no fue suficiente y los inconvenientes económicos perduraron para lograr el cometido, la obra pese a los lapsos de interrupción siguió avanzando. Años después, por superior decreto del gobernador y capitán general de la provincia de Buenos Aires don Juan Manuel de Rosas, se previene entre otras medidas: "que todas las multas que se saquen en virtud de las ordenes vigentes, sean de la naturaleza que fueren, se entreguen al señor Lorenzo López con el objeto de que sirva a beneficio de la fábrica del templo que por piedad religiosa se construye…". (72).

El predio que hoy constituye el casco céntrico del Pilar fue otra de sus obras culminantes. Entre los años 1825 y 1830 compró y recibió en donación por parte de las hermanas María Josefa y Juana Pérez, varias fracciones de tierras cuya superficie comprendía 700 varas de frente (606,20 m.), por siete cuadras de 150 varas cada una de fondo (909,30 m.), más la manzana destinada para la iglesia. Se supone que los títulos de propiedad pasaron a la municipalidad por cesión de don Lorenzo López. (73).

Los documentos que certifican las transferencias de los terrenos mencionados, consignan al comprador como Lorenzo López “de la Rosa”, lo cual llevó a presumir en principio que se trataba de un pariente de las vendedoras, por ser éstas hijas de don Tiburcio Pérez de la Rosa. Debemos reconocer que este hecho nos despistó hasta lograr aclararlo; el apelativo "de la Rosa" era un agregado y representaba el nombre de su padre, posiblemente utilizado para diferenciarse de sus homónimos. (74).

                                                                           CONTINUA PARTE III

EL ALCALDE DE HERMANDAD DEL PARTIDO DEL PILAR DON LORENZO LOPEZ CAMELO - PARTE III

Las reformas introducidas al clero por Rivadavia, produjeron una fuerte oposición del doctor Gregorio Tagle, iniciando en 1822 una conspiración contra el gobierno con el propósito de restablecer el Cabildo. Para ello conjura desde su chacra sita en Tapiales, vinculando a civiles, militares y clérigos de diverso matiz político, los cuales eran restos del antiguo partido directorial y de las agrupaciones federales de 1820. Entre ellos estaba el cura del Pilar, presbítero José Vicente Arraga.

En los planes de este complot se tenía previsto que una vez estallado el movimiento y depuesto el gobierno de Martín Rodríguez, se nombraría un Cabildo compuesto por personas de prestigio, encabezando la lista de los postulantes Lorenzo López. El golpe se llevó a cabo en la madrugada del 19 de marzo de 1823, enteradas las autoridades lograron sofocar la revolución, siendo algunos de los revoltosos detenidos y sometidos a proceso, otros fusilados. El doctor Tagle, cabecilla y promotor, por un acto de generosidad del coronel Manuel Dorrego se embarcó para Colonia, Uruguay. (75).

En 1827, por aprecio y amistad, cedió unas tierras a su pariente el doctor don Gregorio Tagle. En la escritura de traslación del dominio, Lorenzo López, refiere poseerlas por compra que hizo en 1812 a un cacique. Sobre el lugar donde se hallaba este terreno sólo se refiere: "situado en el rincón de Lobos, en las sierras de la costa del mar del sur", (76) ubicado, seguramente, en la zona de Cabo Corrientes o Barranca de los Lobos - Mar del Plata.

Estos establecimientos reunían un considerable número de cabezas de ganado. A más de estas propiedades Lorenzo López fue dueño de varias fracciones de tierra en el Pilar adquiridas a los sucesores de Juan Pablo López, Ventura López y Manuel de Pinazo, cuyas superficies, de gran magnitud, tenían su frente al río Luján, lindaban por el Oeste con el partido del mismo nombre y por el Sur sobrepasaban la cañada de Escobar. Estos campos, luego, los vende a José Julián Arriola, al doctor Félix Ignacio Frías y otros, a estos, con el tiempo, le sucedieron los herederos de Roque Cainzo. (77).

Lorenzo López partidario de Dorrego lo acompaño en su breve gobierno, formando parte en 1827 del Tribunal de Libertad de Imprenta. (78).


El 24 de junio de 1829 el gobernador provisorio de la provincia de Buenos Aires, general don Juan Lavalle, firma un convenio reservado con el comandante general de campaña don Juan Manuel de Rosas en  la quinta de don Felipe Piñeiro, del pueblo de Barracas. En este acuerdo  se pactan los futuros nuevos integrantes de la Junta Consultiva, figurando Lorenzo López en la nómina de los propuestos para la elección de Representantes de la provincia de Buenos Aires. (79).

En 1830 siendo Juez de Paz del Partido del Pilar, encabeza una nómina de los vecinos propietarios afines al regimen federal, siendo su categoría de mediana ilustración.


En abril de 1832, se incorporó a la cámara de diputados en calidad de Representante por la ciudad. (80).



De la correspondencia por él recibida y despachada, en su mayoría informes y peticiones formuladas por los jueces de paz de la campaña, una de las misivas originada en el Pilar es enviada a conocimiento del gobernador don Juan Manuel de Rosas, a quien se dirige con el trato de "mi distinguido amigo". (81).


Su vinculación con Rosas en los primeros años de su gobierno, demuestra que sirvió a su política; tanto uno como el otro se conocían bien por su condición de hacendados del sur.

Lo cierto es que Lorenzo López, en la lucha desatada entre unitarios y federales se mantuvo al margen y no alcanzó a gozar en plenitud las etapas posteriores de la administración federal. No obstante frecuentaba un círculo de extracción unitario, el cual era integrado por un grupo de porteños inteligentes y cultos, que mantenía su poder centralizado en la capital de Buenos Aires y se había creado el mismo 25 de mayo de 1810.

En cambio los integrantes de su familia, entre los que se contaba su hija y nietos políticos, los hermanos Salvador y José María del Carril, se mostraron en abierta oposición al régimen impuesto por Rosas y por temor a su seguridad se exilaron mientras duro su mandato en la Banda Oriental. Cabe señalar que don Lorenzo López, siendo legislador, fue uno de los que se opuso en concederle facultades extraordinarias a Rosas. (82).

Nuestro biografiado dejó de existir el 23 de julio de 1836 en su casa de la calle Victoria 152, hoy Hipólito Irigoyen, entre las actuales Chacabuco y Piedras de la ciudad de Buenos Aires. (83). Días antes de su muerte había sido empadronado, lo mismo que otras "quince personas, que habitaban en el lugar. Sólo sabemos que eran "ocho blancos y siete pardos y morenos", según dejó constancia el censista sin mencionar sus nombres (84), seguramente, se trataba de su servidumbre.

La vivienda ubicada en la acera de numeración par del entonces Cuartel 11, se hallaba a escasos 250 metros del Cabildo, la plaza mayor y otros edificios históricos. Debido al progreso urbano de la ciudad fue demolido y su identificación catastral modificada. Actualmente, su espacio es ocupado por una playa de estacionamiento de vehículos y un restaurant. (85).

Otras fincas de su propiedad se encontraban en la misma arteria, una al lado de la anterior con el número de puerta 154 y la otra en la vereda impar Nº 171. Muy cerca, sobre la calle Federación Nº 26, actual Rivadavia, se hallaba la restante. (86).

El funeral de honras de su cuerpo se llevo a cabo en el convento de Santo Domingo (87), ubicado en el actual pasaje 5 de Julio y contiguo a la basílica del mismo nombre donde se venera a Nuestra Señora del Rosario. Claustro donde prosiguieron las misas en su memoria los días siguientes a su entierro en el cementerio del norte (Recoleta), en cuya administración se encuentra registrado el ingreso de sus restos en el libro de inhumaciones: "23 de julio de 1836. El cadáver de don Lorenzo López, natural de Buenos Aires, de sesenta años, casado con doña Tomasa Domínguez, fue sepultado en la sepultura de su propiedad". (88).

Sus bienes constan en el inventario practicado después de su muerte. La impecable presencia reflejada en su retrato es genuina y así lo expone el vestuario que menciona las prendas de su uso personal. (89) Era un hombre muy instruido y de inmensa fe católica; entre los libros de su biblioteca particular estaban, entre otros, La Nueva Eloísa y El Contrato Social, del filósofo y literato francés Juan Jacobo Rousseau. (90).

Interesante resulta su legado testamentario, pasado por alto por muchos investigadores y principalmente por quienes escribieron sobre su vida. La cláusula 13ª, de su última voluntad, expresa: "declaro yo el otorgante que los tirantes, alfajías y demás maderas que se hallan en mi casa cochera, como todos los útiles de albañilería con que se trabajó la iglesia nueva del Pilar y que están en la casa de dicho pueblo, comprada también para la iglesia, son pertenecientes a la fábrica de ésta, porqué he comprado todo con este fin como fundador de dicho templo". (91).

La chacra donde en 1806 se libró la batalla contra los invasores ingleses, se encuentra ubicada en Villa Ballester, partido de General Sarmiento, a 200 metros del Km. 18 de la ruta Nacional Nº 8. El lugar era conocido por el nombre del propietario, Julián Perdriel, ciudadano de origen francés, avecindado en Buenos Aires.

En 1832 la propiedad fue adquirida por los esposos Mariano y Victoria Pueyrredón, tíos maternos del poeta José Hernández, autor del Martín Fierro, nacido el 10 de noviembre de 1834 en una de las habitaciones del casco de la chacra. Se suceden tres generaciones hasta que en 1959 por expresa voluntad testamentaria de doña Elvira Zulema Lynch Pueyrredón de Lynch, la casa es donada para convertirla en museo. (92).

Mediante decretos promulgados en los años 1965 y 1966 (93), el gobierno de la provincia de Buenos Aires acepta la donación y se crea el "Museo Histórico José Hernández - Chacra Pueyrredón", el cual en 1972 es declarado Monumento Histórico Nacional. (94) En una de las salas se exhiben algunos elementos encontrados en las cercanías de la casa, tales como balas de cañón, bayonetas y otras armas, que fueran utilizados en el memorable combate.

Según cuentan vecinos de la chacra Pueyrredón: "en varias oportunidades a altas horas de la noche habían escuchado voces de mando, galopes de caballería, toques de clarín, lamento de heridos, disparos, etc., como si de pronto y en contados instantes volviera a repetirse el lejano combate de Perdriel…". (95).
                                                                                                     
El siguiente relato, creíble o no, invadió mi pensamiento y por un momento me hizo meditar. Revivamos el pasado y honremos permanentemente a Lorenzo López y sus compañeros, hombres que con su coraje y desinterés forjaron nuestro ser nacional, célebres jinetes que en aquella jornada heroica del 1º de agosto de 1806, rompías las líneas del invencible regimiento de Highlanders en defensa de nuestra patria. Con ellos nació la caballería argentina y se bautizó en el fuego y en la gloria.

Cerramos así esta recopilación de datos de la vida de Lorenzo López, cuyo nombre ha quedado perpetuado en un mármol colocado en la fachada de la iglesia de Nuestra Señora del Pilar y en la calle que corre por su frente, como también lo recuerda una escuela del partido, el museo municipal  y el salón de honor del Concejo Deliberante.
Para finalizar, sólo nos queda reiterar a las autoridades municipales y educacionales del partido del Pilar, el mismo pedido formulado en el año 1992 (96), el cual consiste en reparar la biografía de este prócer, en base a los aportes que surgen de los documentos citados en el presente trabajo histórico.

El 1º de agosto de 2006 se cumplieron 200 años de la valiente y decidida acción del alcalde don Lorenzo López en la batalla de Perdriel, este fue nuestro anticipado homenaje.

CONTINUA: GENEALOGIA DEL ALCALDE LORENZO LOPEZ CAMELO Y SUS PARIENTES HOMONIMOS. ACCEDA HACIENDO CLIC ABAJO EN ENTRADAS ANTIGUAS.
                                                                                                                    

                                                                                                                        
                                                                                                                                              

GENEALOGIA DEL ALCALDE DON LORENZO LOPEZ CAMELO Y SUS PARIENTES HOMONIMOS

Un complemento importante que hace a la investigación histórica es el aporte de la genealogía. A través de su estudio podemos conocer el origen y los componentes de una determinada familia.

De don Lorenzo López Camelo Illescas sabemos que; en 1806 siendo alcalde del partido del Pilar participó en la batalla de Perdriel salvando la vida de don Juan Manuel de Pueyrredón. Su meritoria actuación en la reconquista de Buenos Aires, significó se lo nombrara capitán del ejército; luego desempeño funciones de regidor en el cabildo porteño y otros cargos públicos. También se lo reconoce como el principal benefactor de la construcción y fundación del actual templo de Nuestra Señora del Pilar y del pueblo, hoy ciudad del mismo nombre.

Su vida y trayectoria tratada biográficamente mereció disparidad de opiniones en cuanto a su verdadera identidad. Este motivo nos llevó a investigar distintos archivos y bibliotecas en busca de información; otra tarea consistió en una prolija revisión de los libros parroquiales, principalmente los conservados en la parroquia de Nuestra Señora del Pilar.

Con los testimonios extraídos, sumado al cotejo de las firmas de tantos homónimos que aparecían en los manuscritos de la misma época logramos descubrir al auténtico personaje de nuestra historia. Estos aditamentos de gravitación que resolvieron en definitiva la confusión que se presentaba hasta nuestros días, si no son conocidos seguiríamos aceptando una ambigüedad.

Analicemos entonces las pruebas adquiridas, sintetizadas en un esquema genealógico de la familia López Camelo, comenzando desde el inicio de su progenie en nuestro país,  en cuyo desarrollo, clasificado por generaciones, podremos ver las ramas ascendientes y descendientes de uno y otro de los Lorenzo López en discusión, como también algunas notas históricas de interés.
Diego López Camelo. Capitán, nació el 10 de febrero de 1585 y fue bautizado el mismo día en la iglesia de Santa María de Azurara del Consejo de Vila do Conde, Obispado de Porto, Portugal, hijo de Sebastián López y de María de las Nieves Camelo. Diego fue el fundador de esta enorme familia en la ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María de los Buenos Aires, a la cual llegó de arribada forzosa ingresando sin licencia.

copia partida bautismo Diego López
Se dedicó al comercio en el que hizo fortuna. Testó el 6 de junio de 1664, declarando entre sus bienes: casas, una estancia en el río de las Conchas [actual Reconquista] en la que tenía cría de mulas, 1500 yeguas y 1000 burras, entre otros animales. En su cercanía se hallaba el famoso "Paso de Diego López" [hoy Bancalari], el cual era utilizado para cruzar el río por quienes transitaban por el antiguo camino a Santa Fe. Esta estancia se conservó entre sus descendientes muchos años, dando lugar a un célebre pleito. Otra suerte de tierras en el río Luján [que fueron de Juan Barragán, sitas en el Paso de las Carretas], una acción de vaquear y numerosos muebles y alhajas. Falleció antes de 1672 y fue sepultado en el convento (actual Basílica) de San Francisco con el hábito de la Orden.


Casó en matrimonio tres veces. El primero de ellos se efectuó el 4 de junio de 1614 en Buenos Aires con Da. María de los Santos, hija del portugués Sebastián Andrés Ramos y de Jerónima Méndez, tuvieron tres hijas que murieron siendo niñas o apenas adolescentes.

Viudo, contrajo segundas nupcias en 1635 con Da. Elvira Manrique de Lara y Mendoza, hija de Salvador Barbosa de Aguilar y de Juana Manrique de Lara y Mendoza. De este matrimonio nacieron algunos hijos que fallecieron infantes y sólo sobrevivió Da. Elvira López Camelo, quien casaría el 9 de julio de 1658 con Matías Martín Cordovés, sin dejar sucesión.

En 1639, fallecida Elvira Manrique de Lara, Diego López Camelo desposó a María Barragán de Cervantes, nacida en Buenos Aires en 1621, hija de Juan Barragán y de Isabel Cervantes o Soria Cervantes; nieta paterna de Juan Barragán, nacido en Río Bamba por 1595 (hijo del gran Pecador) y de Isabel de Cervantes o Soria y Alarcón, nacida en Esteco (Salta). De este tercer casamiento nacieron:

1).- Ignacio López Camelo y Barragán, falleció infante.
2).- Diego López Camelo y Barragán. Casó 1º con Francisca Rodríguez de las Varillas y 2º con Ana Rendón, viuda que era de Pedro de Osorio.
3).- Juan Ignacio López Camelo y Barragán, muerto en su niñez.
4).- Petronila López Camelo y Barragán o Cervantes, esposa de Diego Rodríguez de Figueroa, viudo que era de Elena Romero.
5).- José López Camelo y Barragán. Fraile franciscano..
6).- Ambrosio López Camelo y Barragán, quien casó 1º con Agustina Cardoso y Rivadeneira, natural de Santa Fe; en segundas nupcias desposó a María Clara de la Torre y Martínez y contrajo matrimonio por tercera vez con con Isabel Alva y Vélez de Alcocer o Bravo de Zamora, natural de Santiago del Estero, viuda que era de Juan Castaño Becerra.
7).- Juan López Camelo y Barragán, quien casó con Mariana Hurtado de Mendoza e Higueras.
8).- Pedro Luis López Camelo y Barragán, quien casó 1º en Santa Fe con Josefa Rosa Rodríguez de Olivera u Oliveira y 2º con Jerónima de Santana o Caraballo.
9).- María López Camelo y Barragán.

Como podemos ver, de los nueve hijos nombrados, cuatro varones y una mujer contrajeron matrimonios. De ellos, de ahora en más, nos ocuparemos de las descendencias de Ambrosio y Pedro Luis, para demostrar los entronques familiares producidos entre parientes y para aclarar definitivamente la identidad del alcalde y capitán don Lorenzo López Camelo, como también las correspondientes filiaciones de sus análogos. Comenzaremos con:

Ambrosio López Camelo y Barragán (Primera generación).
Bautizado en Buenos Aires el 21 de septiembre de 1655. Fue soldado rentado del presidio de la ciudad, luego es detectado con el rango de alférez. Casó en primeras nupcias en Buenos Aires el 14 de noviembre de 1682 con Agustina Cardoso, nacida hacia 1663 en la ciudad de Santa Fe, hija del sevillano Juan Cardoso Pardo "El Mozo" y de su segunda esposa Elena de Rivadeneira y Maldonado; nieta paterna de Juan Cardoso Pardo, natural de Lisboa, y nieta materna de Hernán Suárez Maldonado y de Beatriz de Rivadeneira. La dote del matrimonio consistió en un pedazo de solar que Ambrosio vendió el 7 de agosto de 1686 a Mateo Verdún y Villaysán, posiblemente a poco de enviudar o algo antes. Agustina Cardoso dio un poder para testar a su esposo Ambrosio y a su cuñado Diego López Camelo, que fue protocolizado el 19 de abril de 1687 y en el cual declara como único heredero a su hijo José de "tres meses poco más o menos", este fue:

José López Camelo y Cardoso - (Segunda generación). Bautizado en Buenos Aires el 23 de junio de 1686, a los 10 días de nacido. Capitán. Vecino de San Isidro y Pilar. Censado en 1744 en su estancia sita en el Pilar con su familia. Testó el 11 de mayo de 1751 con un codicilo extendido el 11 de agosto de 1751 y un segundo al día siguiente, escriturándose luego su testamentaría. Al igual que su padre tuvo tres matrimonios. En primeras nupcias casó con María Isabel Castaño y Vélez de Alcocer, siendo padres de:

1).- Isabel López Camelo y Castaño, casó con Juan José de la Cruz Gaitán y Abalos de Mendoza.
2).- Petrona López Camelo y Castaño, esposa de Antonio Márquez y Maldonado.
3).- José Isidro López Camelo y Castaño, casó con Bárbara Navarro y Rodríguez Flores.
4).- Angela López Camelo y Castaño, casó con Juan Carlos Rubio y Casco de Mendoza, viudo que era de Clara Isabel Jiménez de Paz y Parejas.
5).- María de la Cruz López Camelo y Castaño, casó con Miguel Fernando Márquez y Maldonado, hermano de Antonio, esposo de Petrona López Camelo, citados en 2).-
6).- Francisco Gabino López Camelo y Castaño, casó con Francisca Gómez.
7).- Agustina López Camelo y Castaño, casó con el andaluz José Criado.

D. José López Camelo y Cardoso, contrajo segundo matrimonio en 1725 con doña Gracia Díaz Paredes y Oribio, bautizada en Buenos Aires el 23 de enero de 1706, a los 4 años de edad, hija de José Díaz Paredes y de Leocadia de Oribio; nieta paterna de Juan Díaz Paredes y Mendoza y de Lucía Feo y Gómez de Saravia. Tuvieron por hijos a:

8).- José Antonio López Camelo y Díaz Paredes, quien casó con Da. Juana María de Astorga y Lezcano o Lazcano.
9).- Buenaventura José López Camelo y Díaz Paredes (sigue abajo).
10).- María Leocadia López Camelo y Díaz Paredes, quien casó con Antonio González.
11).- Juan Pablo López Camelo y Díaz Paredes, casó con Juana Paula Cheves Espinosa.
12).- Ramón López Camelo y Díaz Paredes, casó con Lucía Toledo de Burgos.
13).- Juan Bautista López Camelo, casó 1º con María Mercedes López Viveros y 2º con Hipólita Melo y Gelves.
14).- Ambrosio Teodoro López Camelo y Díaz Paredes, fallecido en la infancia.

D. José López Camelo y Cardoso, casó en terceras nupcias con Da. María Rosa Márquez, viuda que era de Juan Ruiz de Ocaña y Robles. Sin sucesión.

Ventura José López Camelo y Díaz Paredes - (Tercera generación).
Bautizado en San Isidro el 25 de julio de 1740 a los 4 días de nacido; seguramente su nombre, como se acostumbraba en ese entonces, obedecía al santo Buenaventura doctor, cuya fiesta cae el 14 de julio. Importante hacendado del Pilar; en 1774 el cabildo de Luján lo designa alcalde de hermandad del partido de Areco, es regidor decano del mismo ayuntamiento en 1778 y 1800, ocupando cargos menores en otras ocasiones. Durante el litigio con el cabildo porteño es alcalde del Pilar por Buenos Aires en 1786 y 1789.

En otras oportunidades se manifiesta reticente a cubrir cargos públicos. Cuando es nombrado alcalde por el partido de Areco se niega a ejercer esa función por desconocer el medio, alegando, además, que de aceptar descuidaría sus intereses particulares. En 1788 se excusa en el desempeño como regidor decano, manifestando que no puede desatender su estancia que dista cuatro leguas de la villa de Luján. Dos años después, en 1790, el ayuntamiento de Buenos Aires lo intima a que asuma el cargo de alcalde del Pilar para el que fue nombrado un año antes.

En 1797 es designado administrador de los fondos para la construcción del templo parroquial de Nuestra Señora del Pilar, por ser un "sujeto de probidad conocida". Aparece como dueño de una suerte de 1.250 varas de tierra con frente al río de Luján y una legua y media de fondo, que recibe como herencia. En 1787, en forma conjunta con su hermano don Juan Pablo López Camelo, compra a don Manuel de Pinazo 15.250 varas de tierra de sobras ubicadas entre los ríos de Luján y las Conchas [hoy Reconquista].

En su testamento redactado el 5 de abril de 1810, poco antes de fallecer, describe la parte que le correspondió de este terreno de la siguiente forma: "6.100 varas de cabezadas y tantas de frente y de fondo, tienen en parte tres leguas y en otras dos, poco más o menos, el cual está amojonado por sus frentes, fondos y por los costados". Menciona la casa edificada en el campo de su propiedad y sus comodidades, como también las cabezas de ganado, otras tres quintas sembradas de trigo y plantas de árboles frutales, en su mayoría higueras y durazneros. Por albaceas nombra en primer término a su esposa y en segundo a su hijo político don Lorenzo López "de la Rosa", prestemos atención al nombre de esta persona para tenerlo en cuenta en lo sucesivo.

Su muerte se produjo en la vivienda que poseía en la ciudad de Buenos Aires, lugar donde residiera los últimos años de su vida, siendo sepultado en el convento de La Merced por disposición testamentaria, en cuyo legado refiere ser hermano de esa venerable Orden. D. Ventura José López Camelo y Díaz Paredes, había casado en Buenos Aires el 29 de noviembre de 1759 con doña Cayetana Ramírez de Velasco, nacida hacía 1740, hija de Miguel Ramírez de Velasco y de Basilia Antonia de Astorga; nieta paterna de Juan Ramírez de Velasco y de Daría Sánchez y nieta materna de José Bonifacio de Astorga y de Petronila Ramírez.

D. Ventura José López Camelo y doña Cayetana Ramírez de Velasco tuvieron por hijos a:

1).- Nicolás Tolentino López Camelo y Ramírez de Velasco, bautizado en Buenos Aires el 24 de octubre de 1760 a los 24 días de nacido. Falleció en Pilar el 26 de enero de 1827. Había casado en Pilar el 24 de marzo de 1786 con Simona Rodríguez, hija de Juan Bautista Rodríguez y de Juana María Pérez, vecinos de Luján.
2).- María de los Dolores López Camelo y Ramírez de Velasco, bautizada en Buenos Aires el 28 de abril de 1762 a los 20 días de nacida.
3).- Francisca de Paula López Camelo y Ramírez de Velasco, bautizada en Pilar el 6 de mayo de 1764, cuando tenía 1 mes y 4 días de vida. Casó con José Manuel Muñoz.

4).- María de la Expectación López Camelo y Ramírez de Velasco, bautizada en Pilar el 21 de diciembre de 1765 a los 3 días de nacida.

5).- María Antonia López Camelo y Ramírez de Velasco. Testó el 5 de julio de 1815 falleciendo poco después. Citada en el testamento de su progenitor en 1810. Contrajo matrimonio en Pilar el 18 de diciembre de 1803 con don Lorenzo López Camelo e Illescas, viudo que era de María Lucía La Madrid. Lorenzo había nacido el 17 de agosto de 1770 en Buenos Aires y bautizado el día 23 del mismo mes y año en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat. Hizo testamento el 7 de julio de 1834, como luego veremos y falleció el 23 de julio de 1836.

D. Lorenzo López Camelo o Lorenzo López "de la Rosa", como aparece en algunos documentos, fue alcalde del Pilar en 1806, año éste en el cual participó en la Reconquista de Buenos Aires luchando en el combate de Perdriel, en cuya acción salvó la vida de Pueyrredón; Capitán del ejército, Juez de Paz del Pilar, Regidor del cabildo de Buenos Aires, funcionario público, benefactor y fundador del templo actual de Nuestra Señora del Pilar. Cedió tierras de su propiedad para dar fomento al trazado de la ciudad actual del Pilar. Fue hijo de Juan de Santa Rosa López Camelo (aunque se hacía llamar Juan de la Rosa) y de Da. Joaquina Eufemia Illescas; nieto paterno de D. Juan Antonio López Camelo y Santana y de Da. María de Tapia y Gómez de Saravia y nieto materno de José de Illescas y de Mariana Isabel Almario. 
 
6).- Anselmo López Camelo y Ramírez de Velasco, bautizado el 25 de diciembre de 1769 a los 6 meses de vida en Pilar. Sepultado en Pilar el 15 de septiembre de 1839. Casó tres veces en la parroquia de Nuestra Señora del Pilar; primero lo hizo el 21 de diciembre de 1798 con Mónica Cufré, bautizada en Pilar el 15 de diciembre de 1771 a los 9 meses de nacida, hija de Narciso Cufré y de María Correa. Falleció en Pilar el 4 de diciembre de 1805. Su segundo matrimonio lo celebró el 12 de agosto de 1807, esta vez con Da. Margarita López Camelo, bautizada en Pilar el 21 de julio de 1787 de 1 día nacida, hija de D. José Antonio López Camelo y de Da. María Mercedes Hernández; nieta paterna de Juan Bautista López Camelo y de su primera mujer María Mercedes López Viveros y nieta materna de Juan Hernández y de Gregoria Cheves. Margarita López Camelo falleció el 4 de diciembre de 1805 en Pilar. En terceras nupcias contrajo enlace el 15 de octubre de 1822 con Da. María Manuela Ventura del Pilar Pérez, bautizada en Pilar el 20 de julio de 1799 a los 5 días de vida y enterrada el 9 de mayo de 1851, hija que fue de Pedro Pérez y de María de la Cruz López (Camelo).
7).- Lorenzo López Camelo y Ramírez de Velasco (sigue abajo).  
8).- Florencio Antonio López Camelo y Ramírez de Velasco, bautizado en Pilar el 11 de noviembre de 1773 a los 5 días de vida. Murió asesinado por tres salteadores y fue sepultado en Pilar el 5 de enero de 1834. Casó en matrimonio con Da. María Gregoria Hernández, bautizada en Pilar el 26 de abril de 1778 a los 4 días de nacida y fallecida en Pilar el 11 de noviembre de 1835, hija de Francisco Borja Hernández y de Juana Jacinta Burgueño; nieta paterna de Juan Hernández y de Gregoria Cheves y nieta materna de José Burgueño y de Josefa Gómez. D. Florencio Antonio López Camelo y María Gregoria Hernández fueron padres entre otros hijos de:

D. Lorenzo Justiniano López Camelo y Hernández, bautizado en Pilar el 7 de septiembre de 1798 a los dos días de nacido. Había casado en Pilar el 10 de junio de 1825 con Da. María Ubalda Rodríguez, bautizada en Pilar el 17 de agosto de 1808, cuando contaba 3 meses de edad, hija de Pascual Bailón Rodríguez y de María Rosa Morales; nieta paterna de Toribio Rodríguez y de Francisca Romero.

Firma Lorenzo Justiniano López Camelo
Lorenzo Justiniano era conocido y llamado por su primer nombre, ello dio motivo para que se le confundiera con su pariente homónimo héroe de Perdriel. En 1834 desempeñaba el cargo de teniente alcalde del cuartel 7 del Pilar, empleo que seguía ejerciendo en 1836, pues así lo describe el Juez de Paz don Baltasar Ponce de León en un informe, donde al recomendarlo expone: "decidido por la santa causa de la federación a la cual ha auxiliado con caballos y reses al ejército restaurador en el año 1829".

Su estancia se hallaba muy próxima al lugar conocido por "Los Cerrillos del Pilar" y lindaba con tierras de Juan Antonio Manzanares y Antonio Melo. Administró por muchos años la muy nombrada "posta del Pilar" que se hallaba situada dentro de su campo y por donde cruzaba el camino real que unía la ciudad de Buenos Aires con Santa Fe y las provincias del litoral. Trayecto utilizado por el Padre Parras en 1749 y 1750, como también lo hiciera años después en 1784 Félix de Azara, mencionando, este último, haberse detenido en la posta "que dista del pueblo media legua".

Tanto la posta del Pilar como la del arroyo Pinazo, son mencionadas en 1813 por Mariano Necochea, donde cambia caballos cuando es enviado por San Martín a Buenos Aires para hacer conocer al gobierno el resultado del combate de San Lorenzo. Lo mismo hace el propio San Martín, quien certifica que el maestro de la Posta del Pilar ha auxiliado a la expedición de su mando con 220 caballos.

D. Lorenzo Justiniano López Camelo falleció el 26 de octubre de 1853. Años después el servicio de la posta seguía siendo atendida por su viuda doña María Ubalda Rodríguez.

9).- Teodoro López Camelo y Ramírez de Velasco, bautizado en Pilar el 11 de mayo de 1777, a los 6 meses nacido.
10).- Juan de los Santos López Camelo y Ramírez de Velasco, bautizado en Pilar el 3 de noviembre de 1781, a los 3 días de vida. Casó en primeras nupcias en Pilar con Da. María Ignacia Ponce de León, bautizada en Pilar el 21 de abril de 1783 a los 2 meses y 20 días nacida, hija de Bernardino Ponce de León y de María Jacinta Alvarez; nieta paterna de Tomás Ponce de León y de Petrona Mercado y nieta materna de Domingo Alvarez y de María Ignacia Melo.
En segundas nupcias, D. Juan de los Santos López Camelo, casó en Buenos Aires el 3 de diciembre de 1822 con doña María Lucía Donata Escribano, nacida en 1795, viuda que era de Domingo Fernández e hija del capitán de blandengues don Pedro Nicolás Escribano y de Valeria Rodríguez; nieta paterna del teniente de dragones D. Pedro Escribano y de Da. María Guriguru y nieta materna de Ramón Rodríguez y de María Jiménez de Paz. Don Pedro Nicolás Escribano fue el fundador de Chascomús, lugar donde poseía tierras de su propiedad.

Lorenzo López Camelo y Ramírez de Velasco - (Cuarta generación).
Firma Lorenzo López Ramirez de Velasco
Bautizado en Pilar el 21 de abril de 1772 a los 7 meses de nacido y sepultado en Pilar el 10 de febrero de 1828. Tres fueron sus matrimonios. La primera vez casó por 1797 con Felipa Piñeyro, bautizada en Pilar el 3 de mayo de 1776 a los 3 días de nacida en y sepultada en Pilar el 12 de abril de 1802, hija del portugués Francisco Ferreira Piñeyro y de María Gregoria Cheves y nieta materna de Juan Antonio Cheves y de María Lumbida.

Hijos de este matrimonio que componen la Quinta generación fueron:
I.- Pedro Pablo López Camelo y Piñeyro, bautizado en Pilar el 1º de julio de 1798 a los dos días de nacido.
II.- José Joaquín López Camelo y Piñeyro, bautizado en Pilar el 18 de agosto de 1799 cuando contaba dos días de vida. Casó en Pilar el 24 de mayo de 1822 con María Inocencia Gómez, bautizada en Pilar el 2 de noviembre de 1804, a los 4 meses nacida, hija de Andrés Gómez y de María del Carmen Irrazábal; nieta paterna de Antonio Gómez y de Teodora Rolón y nieta materna de Juan Irrazábal y de Florencia León.
III.- María Andrea López Camelo y Piñeyro, bautizada en Pilar el 11 de noviembre de 1800 a los dos días nacida. Contrajo primeras nupcias en Pilar a mediados de agosto de 1819 con don Manuel Teodoro Alvarez, bautizado en Pilar el 1º de noviembre de 1784. Falleció en su casa asesinado por una partida de ladrones, sepultado en Pilar el 16 de agosto de 1820, hijo de Domingo Antonio Alvarez y de María Gerarda Leguisamo; nieto paterno de Fructuoso Alvarez de Silva y de Luisa Galván y nieto materno de Tiburcio Leguisamo y de Lucía Rolón. Da. María Andrea López Camelo, viuda, casó en Pilar por segunda vez el 25 de mayo de 1821 con Julián Mendieta, natural de Buenos Aires, viudo que era de Micaela Barbosa.

D. Lorenzo López Camelo y Ramírez de Velasco, casó en segundas nupcias en Pilar el 2 de septiembre de 1806 con Da. Manuela Gómez, nacida hacia 1792 y fallecida en Buenos el 16 de abril de 1823 cuando contaba 31 años de edad, siendo sepultada en el cementerio del Norte (Recoleta), hija de Fernando Gómez y de Josefa León; nieta paterna de Andrés Gómez y de Petrona Cheves y nieta materna de Francisco León y de Rosa Pérez.

Hijos de este segundo matrimonio fueron:

IV.- Gregorio López Camelo y Gómez, nacido el 28 de noviembre de 1807 y bautizado dos días después en Pilar. Fue sepultado el 15 de diciembre de 1807.
V.- Aniceta María López Camelo y Gómez, nacida y bautizada en Pilar el 17 de abril de 1809. Casó en Pilar el 31 de mayo de 1828 con Francisco Antonio Aguilar, bautizado en Pilar el 16 de mayo de 1805 a los 6 meses nacido, hijo de Anastasio Aguilar y de Jacinta Rodríguez; nieto paterno de Silvestre Aguilar y de María Miranda y nieto materno de Esteban Rodríguez y de Javiera Gamarra.
VI.- Agustín José López Camelo y Gómez, bautizado en Pilar el 28 de agosto de 1810, de 1 día nacido. Casó en Pilar el 8 de junio de 1835 con doña Antonia Benita López Camelo, nacida en Pilar el 9 de septiembre de 1813 y bautizada al día siguiente, hija de don Juan Justo López Camelo y de doña María Vicenta Hernández; nieta paterna de don Juan Bautista López Camelo y de su segunda esposa doña Hipólita Melo Gelves y nieta materna de Silvestre Hernández y de María Rosa Ceferina Burgueño.
VII.- José Mariano López Camelo y Gómez, nacido en Pilar hacía fines de 1811 y comienzos de 1812 (lapso donde no se registraron partidas en los libros). Casó en matrimonio en Pilar el 1º de junio de 1836 con Da. María Petronila López Camelo, nacida el 31 de mayo de 1818 y bautizada en Pilar el 2 de junio de 1818, hija de D. Luis León López Camelo y de doña Petrona Antonia López Camelo; nieta paterna de D. Juan Bautista López Camelo y de doña Hipólita Melo Gelves y nieta materna de don Florencio Antonio López Camelo y de doña María Gregoria Hernández.
VIII.- Leonarda López Camelo y Gómez, bautizada en Pilar el 9 de noviembre de 1813. Casó en Pilar el 10 de junio de 1837 con D. Cirilo Antonio López Camelo, bautizado en Pilar el 10 de septiembre de 1816, hijo de don Francisco Cirilo López Camelo y de doña Pascuala Antonia Gómez; nieto paterno de D. Nicolás López Camelo y de doña Simona Rodríguez y nieto materno de D. Fernando Gómez y de doña Josefa León.
IX.- Clemente López Camelo y Gómez, nacido el 22 de noviembre de 1814 y bautizado en Pilar al día siguiente.
X.- María Ramona López Camelo y Gómez, nacida el 20 de diciembre de 1815 y bautizada en Pilar un día después. Murió el 28 del mismo mes y año.
XI.- Pedro Nolasco López Camelo y Gómez, bautizado en Pilar el 3 de marzo de 1817, casó en el mismo lugar el 9 de mayo de 1856 con Mercedes López, natural de la bajada del Paraná [Entre Ríos], hija de Prudencio López y de Encarnación Rodríguez.
XII.- María Melitona López Camelo y Gómez, nacida el 10 de marzo de 1819 y bautizada en Pilar el 20 de marzo de 1819. Casó en Pilar el 14 de febrero de 1835 con José Hermenegildo López, nacido en Pilar hacia 1811 e hijo de padres no conocidos.
XIII.- Gregorio López Camelo y Gómez, bautizado en Pilar el 18 de marzo de 1821 a los 6 días de nacido y sepultado el 21 de marzo de 1821.
XIV.- Celedonio López Camelo y Gómez, bautizado en Pilar el 9 de marzo de 1822, a los 7 días de vida y enterrado el 16 del mismo mes y año.
XV.- Francisca López Camelo y Gómez, nacida el 9 de marzo de 1823 y bautizada en Pilar el 12 de marzo de 1823. Fue sepultada el 5 de julio de 1823.

D. Lorenzo López Camelo y Ramírez de Velasco, casó en terceras nupcias en Pilar el 7 de mayo de 1825 con doña Antonina Márquez, nacida por 1800 y sepultada el 4 de enero de 1852 en Buenos Aires, hija de D. Manuel Silverio Márquez y de doña María Felisa Román; nieta paterna de D. Miguel Fernando Márquez y de doña María de la Cruz López Camelo, vecinos de San Isidro, y nieta materna de José Román y de Ana Ponce de León.

De este último matrimonio nacería una sola hija:

XVI.- María Ezequiela López Camelo y Márquez, bautizada en Pilar el 12 de abril de 1823, cuando tenía 3 días de nacida.

Hasta aquí hemos desarrollado la sucesión familiar de don Ambrosio López Camelo y Barragán a través de su hijo José, pasando por su nieto Ventura y finalmente su bisnieto Lorenzo. Se incluyen de este último, la totalidad de los vástagos procreados en sus tres matrimonios, los cuales componen la quinta generación, citando a los mismos por sus nombres y con las fechas de los bautismos, matrimonios y defunciones, según consta en los libros parroquiales. Toca ahora tratar a:

Pedro Luis López Camelo y Barragán - (Primera generación).
Bautizado en Buenos Aires el 28 de junio de 1659. Casó en primeras nupcias en Santa Fe el 22 de agosto de 1691 con Josefa Rosa Rodríguez de Olivera, natural de Santa Fe, hija de Felipe de Olivera y de Felipa Rodríguez Viera. De este, su primer matrimonio, procreó una hija llamada María López Camelo, la cual casó con el capitán Salvador del Castillo, natural de Miranda del Ebro, Arzobispado de Burgos, e hijo de Diego del Castillo y de María de Amezúa. Viudo, Pedro Luis, volvió a contraer enlace en Buenos Aires el 3 de mayo de 1696 con doña Jerónima de Santana, hija del capitán D. Francisco Caraballo de Santana y de doña Antonia de Burgos; nieta paterna de Luis Caraballo y de su segunda esposa Jerónima de Santana y nieta materna de Bartolomé Pérez de Burgos y de Mariana Encinas.

D. Pedro Luis López Camelo poseía estancia en el pago de Las Conchas y una casa edificada en el barrio Recio de la ciudad de Buenos Aires. Con su esposa Jerónima de Santana fueron padres de siete hijos llamados:

1) José Antonio López Camelo y Santana, quien casó con Juana Paula González y Pérez.
2) Pedro José López Camelo y Santana, desposo a María Ballesteros y Gutiérrez Barragán.
3) Juana López Camelo y Santana, mujer que fue del alférez Juan Ruiz de Ocaña y de la Cruz. 4) Francisco López Camelo y Santana.
5) Jerónima López Camelo y Santana.
6) Clemente Gregorio López Camelo y Santana, marido de María Rosa Sánchez de Velasco y Casco de Mendoza, y:

7) Juan Antonio López Camelo y Santana - (Segunda generación).
Bautizado en Buenos Aires el 1º de noviembre de 1706 a los 4 meses y 12 días de edad. Casó en Buenos Aires el 3 de mayo de 1728 con la porteña Da. María de Tapia, hija de Pedro de Tapia y de María Gómez de Saravia. F
ueron progenitores de diez hijos:

1) Juan José López Camelo y Tapia.
2) Lorenzo López Camelo y Tapia, que falleció infante.
3) Manuela López Camelo y Tapia, esposa de Juan Perera Leal y San Carlos.
4) José Severino López Camelo y Tapia.
5) Rafael López Camelo y Tapia.
6) Agustín López Camelo y Tapia.
7) Francisco Javier López Camelo y Tapia.
8) Juan Feliciano López Camelo y Tapia, casó con Marcelina Cuello y Rodríguez de la Higuera.
9) Dionisia López Camelo y Tapia, mujer de Pedro José de Hornos o Vallejos y Baldovinos, y:

10) Juan de Santa Rosa López Camelo y Tapia - (Tercera generación).
Bautizado en Buenos Aires el 4 de septiembre de 1736 a los 7 días de vida. Falleció el 18 de noviembre de 1773 y fue sepultado en la parroquia de Nuestra Señor de Montserrat. Casó en la iglesia de San Nicolás de Bari el 27 de agosto de 1764 con Da. Joaquina Eufemia Illescas, quien falleció en Buenos Aires el 1º de abril de 1774 y fue enterrada en la Recoleta, hija de José de Illescas y de María Isabel de Almario; nieta paterna de Juan de Illescas y de Isabel Paula Ferreyra de Pasos y nieta materna de Francisco Almario y de Teodora Zevallos.

Del matrimonio de D. Juan de Santa Rosa López Camelo y Da. Joaquina Eufemia Illescas nacieron seis hijos:

1) Miguel de la Rosa López Camelo e Illescas.
2) Francisca Estefanía López Camelo e Illescas, quien contrajo enlace con Francisco de la Portilla y Tagle.
3) María Clara López Camelo e Illescas.
4) Domingo Frutos López Camelo e Illescas.
5) Juana Isabel de la Rosa López Camelo e Illescas, esposa del gallego José Moure y Rivera.

6) Lorenzo López Camelo e Illescas - (Cuarta generación).
Nació en Buenos Aires el 17 de agosto de 1770, fue bautizado el 23 de agosto de 1770 y confirmado el 25 de julio de 1771 en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat. Casó en primeras nupcias con Da. María Lucía La Madrid, bautizada en Pilar el 10 de julio de 1773 a los 5 días nacida, hija de D. Manuel de La Madrid, natural de las montañas de León, y de doña María Teresa Morales.


Firma Lorenzo López Camelo Illescas
D. Lorenzo López Camelo, de quien ya nos hemos referido anteriormente sobre su trayectoria como alcalde del Pilar, protagonista de la Reconquista de Buenos Aires, héroe de la acción de Perdriel contra los británicos, capitán, regidor, funcionario, comerciante; de su matrimonio con doña María Lucía La Madrid nacería una única hija llamada María Luisa López Camelo y La Madrid. Hablaremos de ella, de sus matrimonios e hijos más adelante.

Da. María Lucía La Madrid fue sepultada en Pilar el 13 de marzo de 1803 y D. Lorenzo López Camelo casó en Pilar por segunda vez el 18 de diciembre de 1803 con su prima tercera Da. María Antonia López Camelo, hija de D. Ventura José López Camelo y de Da. Cayetana Ramírez de Velasco.

Fallecida Da. María Antonia López Camelo sin haber procreado hijos, Lorenzo López Camelo contrajo terceras nupcias el 28 de agosto de 1816, en la parroquia Nuestra Señora de Montserrat, con Da. Tomasa Domínguez, nacida el 19 de diciembre de 1785 y bautizada al día siguiente en la iglesia de San Nicolás de Bari, hija de D. Francisco Domínguez y de Da. Francisca Josefa Díaz. Ambos dieron un testamento recíproco, el cual se transcribe por separado. En el mismo dan claramente sus filiaciones y él señala sus dos matrimonios anteriores. Tampoco hubo descendencia de este nuevo connubio.

D. Lorenzo López Camelo murió el 23 de julio de 1836 y fue inhumado en su bóveda del cementerio de la Recoleta. Su viuda Da. Tomasa Domínguez le sobrevivió más de 30 años, falleciendo de avanzada edad el 2 de junio de 1868.

Da. María Luisa López Camelo y La Madrid - (Quinta generación).
Hija única nacida del primer matrimonio, había sido bautizada en Pilar el 26 de agosto de 1794 por el Dr. Luis Antonio de Tagle cuando tenía tan solo un día de vida ante la presencia de sus padrinos D. Juan Bautista López Camelo y su esposa doña Hipólita Melo. Al año siguiente de 1795, el 12 de octubre, cuando en el pueblo se celebraba la fiesta de la virgen patrona de Nuestra Señora del Pilar, fue confirmada por el Obispo de Buenos Aires D. Manuel de Azamor y Ramírez, quien se hallaba de visita en Pilar.

María Luisa casó en primeras nupcias con don José Luciano Domínguez, bautizado en Buenos Aires el 14 de diciembre de 1773, de un día nacido, hijo de don Francisco Domínguez, natural de Santirso, Consejo de Judencia, provincia de Santander, y de la porteña doña Francisca Josefa Díaz; nieto paterno de Toribio Domínguez y de María Gómez Dozal y nieto materno del gallego Bernardo Díaz Fastidio y de María Angela Vázquez de la Barrera, natural de Buenos Aires.

María Luisa López Camelo
En un artículo titulado "El amor por Buenos Aires", publicado por el diario "La Nación" el domingo 6 de noviembre de 1977, se transcribe un diálogo entre el arquitecto don José María Peña y el Dr. Don Bonifacio del Carril, en el cual, este último refiere: "…hay un cuento muy curioso de ese Lorenzo López - "un antepasado mío", había dicho antes - que había sacado a Pueyrredón de abajo del caballo en Perdriel. Este señor, viudo, tenía una hija que se llamaba Luisa López. Un día se presenta un señor Domínguez a pedirle la mano de su hija y el viejo López le dice que está conforme en dársela, siempre que él, el propio López, pudiera casarse con la hermana de Domínguez. Total que resultó cuñado de su hija Luisa López.

Del matrimonio de doña María Luisa López Camelo con don José Luciano Domínguez, nacieron seis hijos que pasan a integrar la Sexta generación y los nombramos:




1).- Tiburcia Domínguez y López Camelo, nacida en Buenos Aires en 1814, donde dejó de existir en 1898. Había casado el 28 de septiembre de 1831 en la Catedral de Nuestra Señora de las Mercedes, Mercedes, capital del Departamento de Soriano, República Oriental del Uruguay, con don Salvador María José del Carril, nacido el 10 de agosto de 1798 en San Juan y bautizado al día siguiente en la iglesia matriz de esa provincia, siendo hijo de don Pedro Amador Vázquez del Carril y de doña Clara de la Roza y de la Torre; nieto paterno de Salvador Vázquez del Carril, oriundo de Galicia y avecindado en San Juan, y de María Josefa Sánchez de Loria y Jofré. 

D. Salvador María José del Carril fue gobernador rivadaviano en San Juan, prohombre del unitarismo, depuesto Lavalle se refugió en la Banda Oriental estableciéndose en Mercedes. Después de la caída de Rosas regresó al país. Fue vicepresidente de la Confederación Argentina (1853 - 1859) e integrante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  Una Calle de Buenos Aires lleva su nombre. Falleció en Buenos Aires el 10 de enero de 1883, la inhumación de sus restos fue imponente, como lo es la bóveda familiar del cementerio de la Recoleta por su ornamentación, donde se destaca su estatua debajo de un templete griego y en la entrada por la cual se accede al subsuelo, se encuentra el busto, medio cuerpo, de su esposa doña Tiburcia Domínguez.


El mausoleo, representa una histórica pelea del matrimonio, Tiburcia comenzó a llevar una vida más pudiente de lo que le permitían sus ingresos y sin pedir consejo a su marido, contrajo numerosas y abultadas deudas. Un día, Salvador publicó una carta en la cual avisaba a los acreedores de su esposa que nunca más respondería por ella. La contestación de Tiburcia fue no hablarle más hasta su muerte y al morir su esposo, le erigió un busto en la Recoleta, pero dejó expresas instrucciones para que, luego de su fallecimiento, se le levantara a ella otro, pero dándole la espalda, a manera de póstuma venganza.

Los hijos del Dr. Don Salvador María José del Carril y doña Tiburcia Domínguez, formaron la séptima generación y fueron:

a) Pedro del Carril y Domínguez, nacido el 2 de agosto de 1832 y bautizado el 9 de febrero de 1833 (Mercedes, Soriano, Uruguay).
b) José Benigno del Carril y Domínguez, nacido el 13 de febrero de 1834 y bautizado el 8 de mayo de 1834 (Mercedes, Soriano, Uruguay).
c) Salvador María Severo del Carril y Domínguez, bautizado el 7 de febrero de 1837 y fallecido "de 3 años y 10 meses de edad", siendo sepultado el 11 de septiembre de 1840 (Mercedes, Soriano, Uruguay).
d) Luisa del Carril y Domínguez, nacida el 24 de febrero de 1840 y bautizada el 12 de marzo de 1841. Murió "de 11 meses de edad' y fue enterrada el 29 de marzo de 1841 (Mercedes, Soriano, Uruguay).
e) Víctor del Carril y Domínguez, nacido el 30 de mayo de 1850. Abogado, Juez de Paz en Saladillo, presidente de la Municipalidad, presidente del entonces Concejo Deliberante, Caudillo Alpinista y mas tarde Diputado, Senador y vicegobernador de la Provincia durante su militancia conservadora. Casó con Doña Julia Iraeta Iturriaga, con sucesión.
f) Justo del Carril y Domínguez, bautizado el 9 de mayo de 1851.
g) Justa Julia del Carril y Domínguez, bautizada en Paraná el 9 de agosto de 1855.
h) Ignacio del Carril y Domínguez, nacido en Paraná


2).- María Dolores Escolástica Domínguez y López Camelo, nacida en Buenos Aires el 15 de enero de 1816 y bautizada el 12 de febrero de 1816 en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat. Casó el 28 de septiembre de 1831 con don José María del Carril, nacido en San Juan al igual que su hermano Salvador María José, cuyo matrimonio también se celebró en Mercedes el mismo día y fueron testigos de la boda en ambos casos don Manuel Fontans, don Francisco Lima, don Gabriel Piedracueva y el coronel don Martiniano Vicente Chilavert.

D. José María del Carril y doña María Dolores Escolástica Domínguez fueron padres de cinco hijos nacidos y bautizados en Mercedes, ellos alcanzaron la séptima generación; los citamos:

a) Clara Rosa del Carril y Domínguez, nacida el 28 de agosto de 1832 y bautizada el 9 de febrero de 1833.
b) Salvador del Carril y Domínguez, nacido el 16 de julio de 1834 y bautizado el 16 de agosto de 1834.
c) José del Carril y Domínguez, nacido el 5 de septiembre de 1836 y bautizado el día 22 de ese mismo mes y año.
d) Luis del Carril y Domínguez, nacido el 20 de abril de 1839 y bautizado el 20 de septiembre de 1841.
e) Pedro del Carril y Domínguez, nacido el 20 de abril de 1839 y bautizado el 20 de septiembre de 1841, mellizo con el anterior.

El descendiente, Dr. Don Bonifacio del Carril, cuenta en otra parte de su relato al medio periodístico del que antes hicimos mención, que Tiburcia y Dolores Domínguez eran cortejadas por los coroneles don Manuel Isidoro Suárez Merlo, el bisabuelo de Borges, y don José Valentín de Olavaria, "que estaban esperando que la vieja muriera para casarse con ellas". Pero ella "estando moribunda", desde la cama, hizo llamar a los hermanos del Carril, unitarios exilados, "que son mozos de provecho - dijo, y las casó con Salvador y José María".
Por una carta de doña Luisa López, enviada el 31 de agosto de 1831 desde Mercedes, (Uruguay), a su padre D. Lorenzo López, residente en Buenos Aires, podemos enterarnos del motivo que la llevo a casar imprevistamente a sus hijas. Cuenta, en esta misiva, que su esposo don Eugenio Villanueva es "desleal e inhumano, le recrimina haberla abandonado postrada y sujeta a una enfermedad peligrosa en el lecho a la muerte", se oponía a los matrimonios de sus hijastras y - según Luisa - le había propuesto casarse él con una de ellas después de su muerte para no perder la fortuna que les había dejado su padre don José Luciano Domínguez.

Esta circunstancia puesta en conocimiento a su progenitor, tiene explicación con la determinación tomada por Luisa López de modificar su testamento días antes de su muerte, reemplazando al primer albacea que en principio era su marido don Eugenio Villanueva y nombrado en su lugar a su progenitor don Lorenzo López, el cual, después del fallecimiento de Luisa, se ocuparía de la distribución de los bienes a sus nietos como tutor y curador de ellos.
3).- José Trifón Domínguez y López Camelo, bautizado en la parroquia Nuestra Señora de Montserrat el 5 de julio de 1817, a los 3 días de vida. Abogado. Opositor a Juan Manuel de Rosas, fue encarcelado en 1839, exilándose luego en Uruguay. Después de Caseros fue constituyente, Juez Federal y de 1872 a 1887 integró la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Arbitro del pleito de límites entre Buenos Aires y provincias vecinas, renunció a los honorarios que le correspondían, en reconocimiento de lo cual la legislatura bonaerense dispuso colocar su retrato en su sede. Falleció en Buenos Aires el 24 de octubre de 1903. Había casado en Montevideo con doña Carmen Antuña, nacida en esa ciudad y fallecida en Buenos Aires el 12 de noviembre de 1878 a los 55 años de edad, hija del Dr. Don Francisco Solano Antuña, magistrado y político uruguayo, y de doña Manuela Lavandera, natural de Santa Lucía, Uruguay; nieta paterna de Manuel Antuña y de María Joaquina García y nieta materna de Juan Lavandera y de María Alvarez.

José Trifón Domínguez y Carmen Antuña dieron su apellido a una séptima generación y tuvieron por hijos a:

a) Luisa Domínguez y Antuña, nacida en Montevideo. Casó en Buenos Aires el 12 de septiembre de 1867 con don Antonio Vidal, natural de Montevideo, hijo de D. Antonio Vidal Zabala y de doña Juana Silva. Con sucesión.
b) Elena Domínguez y Antuña, nacida en Montevideo en 1849. Casó en Buenos Aires el 28 de junio de 1876 con D. Francisco L. Balbín, Ministro de Hacienda de la provincia de Buenos Aires en la gestión del Dr. Carlos Tejedor (1878-1880). Hijo de Francisco Balbín y de Isabel Canho.
c) José Emilio Domínguez y Antuña. Casó en Buenos Aires con Da. Elena Arteaga, nacida en Buenos Aires en 1856, hija de D. Carlos Anacleto Arteaga y Gómez, uruguayo, y de la porteña Luisa Sánchez Foguet.

José Emilio y Elena dieron vida a la octava generación y procrearon a:

I)- José Domínguez y Arteaga, quien casó en Buenos Aires el 8 de abril de 1911 con don Nicasio Salas Oroño, legislador, Ministro de Gobierno de la provincia de Córdoba, dirigente de la Unión Cívica Radical, hijo de D. Manuel Salas Larravide y de Da. Joaquina Oroño Cullen. Con sucesión.
II)- Elena Domínguez y Arteaga, nacida en Buenos Aires el 1º de abril de 1888. Casó el 21 de junio de 1911 con D. Alberto Ramos Mexía, hijo de D. Alberto Ramos Mexía y Lavalle y de Da. Irene Schiaffino Visillac. Con sucesión.
III)- Alberto Domínguez y Arteaga. Abogado. Casó en Buenos Aires el de diciembre de 1911 con Da. María Aurelia García de Cossio, hija de D. Juan García de Cossio y García de Zúñiga y de Da. Aurelia García de Zúñiga y Díaz. Con sucesión.
IV)- Carlos Domínguez y Arteaga. Médico. Casó con su prima hermana Da. María Ernestina Madero Arteaga, hija de D. Ernesto Madero Ramos Mexía y de Da. Sara Arteaga Sánchez. Con sucesión.

d) Pilar Domínguez y Antuña.
e) Julia Domínguez y Antuña.
f) Alfredo Domínguez y Antuña. Casó en Buenos Aires el 12 de septiembre de 1885 con Da. María Angélica Alzaga, hija de D. Félix Alzaga Pérez y de Celina Piñeyro y García. De este matrimonio conocemos tres hijos que pertenecen a la octava generación:

I)- Félix Domínguez y Alzaga, marido de doña María Teresa Moy. Con sucesión.
II)- Angélica Domínguez y Alzaga, esposa de don Carlos Paunero. Con sucesión. 
III)- Celina Domínguez y Alzaga, quien casó con don Gabriel Scheiner.

4).- Luis Domínguez y López Camelo, bautizado en Buenos Aires el 21 de julio de 1819 en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat. Pese a que su único nombre de bautismo fue el de Luis, firmó y es conocido como "Luis L. Domínguez". El mismo nos aclara el porqué de ello pues en carta a Félix Frías desde Montevideo el 12 de septiembre de 1843 - le señala: "La L. que ahora interpongo, representa el apellido de mi madre [López] y lo uso por amor a ella y para distinguirme de tantos de mi apellido que hay en este mundo". Un caso parecido al adoptado por su abuelo materno don Lorenzo López, quien añadía como segundo nombre el "de la Rosa" para diferenciarse de sus homónimos.

Luis Domínguez, como toda su familia, fue opositor a Rosas y por tal motivo tuvo que exilarse a Montevideo. En la vecina orilla colaboró en diversos periódicos sin dejar de lado sus composiciones literarias; su poema "El Ombú" es aún recordado y recitado: "Cada comarca en la tierra / tiene un rasgo prominente / el Brasil su sol ardiente / minas de plata el Perú / Montevideo su cerro / Buenos Aires, patria hermosa / tiene la pampa grandiosa, / la pampa tiene el ombú". Derrocado Rosas, Luis Domínguez fue diputado a la Legislatura, enviado financiero de Sarmiento a Gran Bretaña, Ministro de Hacienda y más tarde representante diplomático en Perú, Brasil, Estados Unidos, España y Gran Bretaña. Falleció en Londres el 20 de julio de 1898. Había casado en Montevideo el 12 de octubre de 1843 con Ana Cané, hermana de Justa - la esposa de Florencio Varela y de Miguel Cané (padre) - e hija de don Vicente Cané de la Rosa y de María Catalina Farías de Andrade.

Luis Domínguez y Ana Cané fueron los padres de siete hijos de la séptima generación:

a) Florencio Domínguez y Cané. Diplomático.
b) Vicente J. Domínguez y Cané. Ministro argentino en Gran Bretaña (1910 - 1916); casó en la Catedral de San Pedro y San Pablo - en Londres - el 18 de septiembre de 1893 con doña Helene Murphy.
c) Luis H. Domínguez y Cané.
d) Carlos Domínguez y Cané.
e) Aurora Domínguez y Cané; soltera.
f) María Luisa Domínguez y Cané; soltera.
g) Ana Domínguez y Cané; soltera, última en fallecer de los que el escritor Mujica Láinez ha llamado "los tíos de Inglaterra".

5).- Enriqueta Domínguez y López Camelo, bautizada el 15 de julio de 1821 en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat. Casó con don José Vicente Martínez Rodríguez. Los hijos de este matrimonio también integraron la séptima generación y fueron los siguientes:

a) Teresa Martínez Rodríguez y Domínguez, nacida en 1841, casó en 1867 con don Martín Manuel Boneo, hijo de José María Boneo y de Trinidad Camps.
b) Luisa María Martínez Rodríguez y Domínguez, nacida en 1847, casó en 1869 con el Dr. Salvador María del Carril, nacido en 1842. Con sucesión.
c) Enriqueta Martínez Rodríguez y Domínguez, nacida en 1853, casó en 1875 con don Eduardo Fox, uruguayo, hijo de Juan Fox y de Catalina Somellera. Con sucesión
(d).- Amalia Domínguez y López Camelo, quien murió infante antes de 1829.


Da. María Luisa López Camelo, después de enviudar de Luis Domínguez, casó en segundas nupcias el 16 de diciembre de 1822 con don Juan Eugenio Villanueva, a quien mencionamos anteriormente al ocuparnos de la descendencia del primer matrimonio de la ahora su esposa. La ceremonia de la boda fue efectuada por el Provisor y Gobernador del Obispado de Buenos Aires don Mariano Zavaleta en la sala de su despacho, siendo registrado el matrimonio en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat.

D. Juan Eugenio Villanueva había sido bautizado en Buenos Aires el 16 de noviembre de 1793 y fue hijo del doctor (abogado) don José Antonio Villanueva, oriundo de la provincia de Mendoza, estudió leyes en Chile y luego se radicó en Buenos Aires donde se destacó en la función pública. Intervino en las invasiones inglesas y más tarde brindó su incondicional apoyo a la revolución de Mayo. Fue estanciero al sur del río Salado y negoció frecuentemente con los indios para mantener la paz en esa frontera. El Dr. don José Antonio Villanueva fue esposo de doña María Bárbara Esquivel y Casas e hijo del maestre de campo don José Cornelio de Villanueva y de Teresa Godoy del Pozo.


José Antonio Villanueva y María Luisa López Camelo fueron padres de cuatro hijas, las cuales continuaron la sexta generación y fueron bautizadas en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat. Ellas llevaron por nombres:
7).- Luisa Josefa Villanueva y López Camelo, bautizada el 25 de junio de 1823.
8).- Aurora Benigna Villanueva y López Camelo, nacida el 13 de febrero de 1825 y bautizada el 22 de marzo de 1826. Casó el 22 de enero de 1858 con Salustiano Galup, nacido por 1815, viudo que era de Irene Fernández de Agüero e hijo de Manuel José Galup y de Agustina Agüero.
9).- Francisca Villanueva y López Camelo, nacida el 29 de enero de 1826, y bautizada el 10 de marzo de 1826. Falleció durante su infancia.
10).- María Amalia Villanueva y López Camelo, casó el 25 de agosto de 1860 con don Eulogio Vicente Zamudio, nacido en Salta en 1816, hijo del coronel don Juan Francisco de Zamudio y Echeverría y de doña Josefa Valdivieso y nieto paterno de don Juan Gregorio de Zamudio y Pesoa y de su segunda esposa doña María Josefa de Echeverría y Ordóñez y Sarmiento. Juan Francisco de Zamudio formó parte en las batallas de Cotagaita y Suipacha incorporándose posteriormente al ejército del general Belgrano. Los Zamudio Echeverría eran hermanos maternos de doña Casilda Igarzábal y Echeverría, dama patricia, esposa del prócer don Nicolás Rodríguez Peña y Funes y de don Javier de Igarzábal y Echeverría, casado con doña Angela Castelli, hija del prócer Juan José Castelli.

Don Eulogio Vicente Zamudio y doña María Amalia Villanueva fueron los Progenitores de:

a) María Luisa Zamudio y Villanueva, nacida en Buenos Aires el 27 de mayo de 1861, quien casó con don Valentín Balbín del Caño. Con sucesión.
b) Eugenio Pedro Zamudio y Villanueva, falleció soltero.
c) Amalia Zamudio y Villanueva, soltera.

Radicados en Mercedes (Departamento de Soriano, R. O. del Uruguay) doña María Luisa López Camelo dio un poder para testar el 3 de enero de 1829, conformando el legado el 2 de agosto de 1831 con un codicilo posterior del 22 de septiembre de 1831, dejando de existir el 1º de octubre de 1831. D. Juan Eugenio Villanueva, se recluyó en su estancia de Chascomús y testó en ese lugar el 14 y 16 de enero de 1854 ante el Juez de Paz y testigos, falleciendo días después.

Concluimos aquí el desarrollo de la descendencia de Pedro Luis López Camelo y Barragán, habiendo alcanzado en partes de su trámite la novena generación. Finalizamos aquí esta aún incompleta investigación esperando que los datos consignados sirvan de ayuda para aumentar en el futuro la progenie de estas familias, como también ampliar otros estudios genealógicos u otro tipo de  información que pueda estar ligada con algunas de las personas que citamos.


CONTINUA: CUADRO DEMOSTRATIVO DE PARENTESCOS, ARBOL GENEALOGICO DE LORENZO LOPEZ CAMELO Y SUS HOMONIMOS Y TESTAMENTO DE LORENZO LOPEZ ILLESCAS. ACCEDA HACIENDO CLIC ABAJO EN ENTRADAS ANTIGUAS.