martes, 1 de noviembre de 2011

DON PEDRO NOLASCO CARRION - UN PERSONAJE DISTINGUIDO DEL PILAR

En la entrada de la parroquia de Nuestra Señora del Pilar una lápida cubría los restos de D. Pedro Nolasco Carrión, uno de los cinco fundadores y principales benefactores de la construcción del templo actual. Recordamos a los otros cuatro; D. Lorenzo López Camelo, D. Baltasar Ponce de León, D. Luis Ponce de León y D. Mateo José Piñero. 

Restos de la lápida
  El lugar donde se hallaba era paso obligado de los feligreses para acceder al interior de la iglesia, lo cual, a lo largo de casi 150 años, provoco deterioros en el material y en el transcurso del mes de julio de 2005, con motivo de las obras que se estaban realizando en la parte edilicia, Monseñor D. José Ramón Villa la hizo retirar y en el espacio que ocupaba la misma  dispuso se lo cubriera con baldosas, pese a tener la promesa de un descendiente de reponerla por una nueva.

Fotografía actual del atrio, lugar
 donde se hallaba la lápida
 Las grietas y el desgaste habían borrado partes de la leyenda que se hallaba esculpida sobre el mármol blanco, haciendo ilegible su lectura. Pese a ello, el texto de la dedicatoria era conocido por haber sido copiado en su oportunidad por un corresponsal del Instituto Agrario Argentino y luego reproducido en la "Reseña General, Histórica, Geográfica y Económica del Partido del Pilar", editada en el año 1948.

Así en página 56, de la mencionada publicación, se puede leer: "Aquí yacen los restos del finado don Pedro Nolasco Carrión, falleció el 11 de agosto de 1836 a la edad de 78 años, seis meses y once días. Fue buen padre, fiel esposo y leal amigo. Sus hijos que inconsolables lamentarán su irreparable pérdida le consagran este recuerdo. R. I. P.".

Gracias a un vecino que conservó una fotografía de la lápida, cuando ésta se encontraba en buenas condiciones, podemos tener acceso a la leyenda original.

En esta vista se puede apreciar que el año del fallecimiento que figura en la lápida es 1856 y no 1836 como se cita en el libro que antes hicimos referencia. Otro error es la edad que figura en la escritura, pero ello debemos adjudicarlo a un defecto de quien confeccionó la placa o al desconocimiento de los hijos de D. Pedro Nolasco Carrión, quienes posiblemente no sabían el año exacto del nacimiento de su progenitor, es más, presumimos que hasta este último lo ignoraba, prueba de ello son las distintas edades con las que aparece en los documentos consultados.

Fue bautizado con los nombres Pedro José Nolasco el 11 de abril de 1773 en la parroquia de Nuestra Señora del Pilar (Libro 4 de Bautismos, folio 37). La partida no expresa la fecha de su nacimiento, pero no cabe duda de que fue el 31 de enero, fiesta de "San Pedro Nolasco". 

Copia acta  bautismo de Pedro José Nolasco Carrión 
Fue hijo legítimo de D. Juan Miguel Carrión, natural de la ciudad de Málaga, y de Da. Juana María Barrera, hija legítima de Juan Angel Barrera o Barreda y de Felipa Cruz, quienes habían contraído enlace en la parroquia Nuestra Señora del Pilar, partida registrada en la contratapa del Libro 1º de Matrimonios (1750-1776).

D. Juan Miguel Carrión aparece en el Censo de hacendados del Pilar de 1789, no tiene tierras y sólo posee unas 30 cabezas de ganado vacuno (A.G.N. IX-9-7-7). Ese mismo año compra a D. Luciano Cruz, hijo de Gervasio de la Cruz, un terreno de 600 varas de frente al río Luján y su fondo a la cañada de Escobar; más luego adquiere otras fracciones de tierra de distintos propietarios (Duplicado de mensura nº 130 de Pilar - Archivo Departamento de Investigación Histórica y Cartográfica, Dirección de Geodesia de la Provincia de Buenos Aires).

El Censo del Pilar de 1813 lo registra con "81 años de edad, blanco, natural de Málaga, hacendado, casado con Da. Juana Barrera, de 74 años, blanca, natural del Pilar (A.G.N. X-7-2-4). D. Juan Miguel Carrión fue sepultado el 7 de abril de 1819 en Pilar (Libro 2 de Entierros, folio 515v.).

D. Pedro José Nolasco Carrión caso en primeras nupcias con Da. María Luciana Maldonado, nacida el 3 de junio de 1782 y bautizada en San Isidro el 11 de junio de 1782 (Libro 3 de Bautismos, folio 264), viuda que era de D. Venancio Rodríguez e hija de D. Apolinario Maldonado y de Da. María Rosa Gutiérrez.

El casamiento de D. Pedro José Nolasco con Da. María Luciana debe haber ocurrido en 1811, año donde no se registraron anotaciones en el Libro de Matrimonios de la parroquia del Pilar.

Fueron censados en Pilar en 1813; el de profesión labrador y de 38 años de edad. Su esposa cuenta 30 años y tienen tres hijos llamados: Gregoria de 10 años, Lorenzo de 8 años y Santiago de 7, los cuales, si bien por error figuran con el apellido Carrión, debemos aclarar eran hijos del primer matrimonio de su ahora mujer María Luciana Maldonado con Venancio Rodríguez.

Pedro José Nolasco y María Luciana fueron padres de:

1).- Juan Bernabé Carrión, bautizado en Pilar el 13 de junio de 1812 a los 3 días nacido (Libro 4 de Bautismos, folio 610) y sepultado en Pilar el 21 de junio de 1812 a los 11 días de vida (Libro 2 de Entierros, folio 452).

2).- Juana Ventura Carrión, nacida el 14 de julio de 1813 y bautizada en Pilar el 1º de agosto de 1813 (Libro 4 de Bautismos, folio 643). Fue sepultada en Pilar el 29 de abril de 1814 (Libro 2 de Entierros, folio 470v.).

3).- Pedro Manuel Carrión, bautizado en Pilar el 22 de abril de 1815, de 1 mes y 7 días nacido (Libro 4 de Bautismos, folio 682), quien también es llamado Pedro José. Casó en Pilar el 21 de octubre de 1835 (Libro 4 de Matrimonios, folio 69) con Da. María de las Mercedes Ramos, nacida en Pilar hacia 1805, hija legítima de D. Pedro Ramos y de Da. María del Rosario Jaime. Con sucesión.

4).- Roque Jacinto Carrión, bautizado en Pilar el 3 de noviembre de 1816, a los 2 meses de vida (Libro 4 de Bautismos, folio 729).

5).- José Luis Carrión, bautizado en Pilar el 29 de agosto de 1820, a los 11 días nacido (Libro 5 de Bautismos, folio 2).

6).- Victoriano José Carrión, bautizado en Pilar el 26 de marzo de 1822 a los 4 días de vida (Libro 5 de Bautismos, folio 34v.). Casó con Da. Petrona Ferriol. Con sucesión.

7).- Justo José Carrión, seguramente se trate del bautizado en Pilar con el nombre José el 1º de junio de 1823, fiesta de "San Justino", cuando contaba 3 días de nacido (Libro 5 de Bautismos, folio 63). Casó en Pilar el 15 de abril de 1843 (Libro 4 de Matrimonios, folio 113) con Da. Justa Mercedes Gómez, bautizada en Pilar el 10 de noviembre de 1825 a los 3 meses nacida (Libro 6 de Bautismos, folio 31), hija legítima de D. Bartolomé Gómez y de Da. Josefa Pantaleona Calderón. Con sucesión.

8).- Ruperto Carrión, quien casó el 12 de mayo de 1847 en la iglesia de Nuestra Señora de La Inmaculada Concepción de Buenos Aires (Libro 5 de Matrimonios, folio 175v.) con Santos Ferriol, hija legítima de Narciso Ferriol y de Ciriaca López.

En esta partida Ruperto Carrión declara tener 25 años de edad, ser natural del Pilar e hijo legítimo de Pedro Nolasco Carrión y de Luciana Maldonado. Pese a ello debemos hacer notar que no es mencionado con dicho nombre en el testamento ni en la sucesión de su progenitor, por lo que suponemos que este supuesto Ruperto se trata de Victoriano José Carrión. 
9).- Aniceto Antonio Carrión, nacido el 17 de abril de 1819 y bautizado en Pilar el 5 de septiembre de 1819 (Libro 4 de Bautismos, folio 781).

En su testamento del 23 de enero de 1837, efectuado ante el Escribano público D. Manuel de Zeballos y testigos (A.G.N., Registro 4 de 1837, folio 220v.), D. Pedro Nolasco Carrión hace conocer su filiación, nombra a sus padres y declara estar casado con Da. María Luciana Maldonado, quien al enviudar de D. Venancio Rodríguez le quedó tres hijos, los cuales alimento el otorgante durante el tiempo que vivió en unión con ella y de la cual se halla separado desde hace 12 años por causas ajenas a su voluntad y con aprobación de la autoridad competente. 

Refiere que de su matrimonio con Da. María Lucia Maldonado tiene cinco hijos: D. Pedro José, mayor de edad, D. Aniceto, D. Luis, D. Victoriano y D. Justo Carrión, menores de edad.
Por bienes declara: una estancia en el partido del Pilar con toda especie de ganados, carretas, bueyes y demás útiles para labranza, dos casas en la ciudad sitas en el barrio de San Nicolás, cuatro esclavos y tres libertos.

Agregamos que Da. María Lucía Maldonado luego de su separación se radicó en San Isidro, lugar donde dejó de existir el 3 de agosto de 1852 (Parroquia de San Isidro Labrador, Libro 3 de Entierros, folio 8v.).

En segundas nupcias D. Pedro José Nolasco Carrión, quien ahora acusa "75 años de edad", casó en Pilar el 1º de febrero de 1854, (Libro 4 de Matrimonios, folio 166v.) con Da. Josefa Martínez, nacida el 28 de agosto de 1820 y bautizada al día siguiente en San Isidro (Libro 7 de Bautismos, folio 64v.), hija legítima de D. Pedro Martínez y de Da. Juana Bello, nieta paterna de Mariano Martínez y de Sebastiana Delgado y nieta materna de Pascual Bello y de María Amarillo.

No hubo descendencia de este nuevo matrimonio y D. Pedro Nolasco Carrión falleció de cáncer el 10 de agosto de 1856 a los "80 años de edad", según lo puesto en la partida de su defunción; en cambio la lápida dice 78 años, 6 meses y 11 días, fechas inexactas pues si hacemos bien la cuenta murió a los 83 años, 6 meses y 10 días, siendo sepultado al día siguiente en el atrio de la iglesia de Nuestra Señora del Pilar con el correspondiente permiso de Su Señoría Ilustrísima [el Obispo] (Libro 4 de Entierros, folio 156). 
 
Copia de la partida del entierro de D. Pedro Nolasco Carrión

Había hecho un nuevo testamento el 2 de mayo de 1856 ante el Juez de Paz del partido del Pilar D. Mateo José Piñero y testigos, que fueron D. Carlos P. Carneiro. D. Silverio Basabe, D. Luis Ponce de León, D. José Lucas y D. Claudio Luejes.

En esta memoria hace conocer su filiación y la de sus padres, pide que su cuerpo sea enterrado en el camposanto de la iglesia de Nuestra Señora del Pilar y nombra a los cinco hijos habidos en el primer matrimonio con Da. Lucía Maldonado, ya fallecida, y a su segunda esposa Da. Josefa Martínez.

Declara por bienes propios: dos fincas en la capital de Buenos Aires, una en la calle Corrientes Nº 766 y la otra en la calle de la Libertad Nº 255. Dos casas en el pueblo del Pilar, otra en San Fernando y una estancia en el partido del Pilar poblada con casas, ganado vacuno, caballar y lanar.

Menciona, entre otras pertenencias, una suma de dinero y hacienda entregada a sus hijos: a Pedro José le tiene dado 400 cabezas de ganado vacuno, 500 ovejas, 150 postes de ñandubay y 3.300 $ moneda corriente. A Victoriano José le dio 90 terneros machos y 110 terneras hembras, 100 cabezas de ganado lanar y 26.000 $ m/c., de lo cual le devolvió 12.000 y le adeuda 14.000 m/c.

A Justo le entregó 47 vacas, 17 vaquillonas, 170 terneros de año, 28 terneros de meses, 495 ovejas chicas y grandes, 150 palos de ñandubay y 7.000 $ m/c. A Luis sólo le prestó 15.000 $ m/c.

En otra cláusula dice: que a su hijo Victoriano José no se le cobre alquiler por la casa que habita en el pueblo del Pilar durante sus días y después de su muerte y hasta que se haga la sucesión. Del mismo modo se proceda con el crédito del dinero que tiene en su poder y en razón de adolecer su hijo Aniceto de una enajenación mental y no poder administrar los bienes, nombra como tutor del mismo al dicho Victoriano José para que se haga cargo de todos los intereses que le correspondan.

A su actual esposa le dona todos los animales herrados con la marca numerada y la mitad de los plantíos de la estancia, como también 12.000 $ del quinto de los bienes. Deja pago por 10 años el sermón de agonía para que se predique en la iglesia del Pilar, 1.000 $ a su ahijada Tránsito Ramos [hija de su consuegro Pedro Ramos], por el amor y cariño que le profesa, 1.000 $ a María de la Cruz Barreiro, 1.000 $ a Nuestra Señora del Pilar, 1.000 $ a Nuestra Señora del Rosario, 500 $ para las Animas, 500 $ para el Santísimo Sacramento y 500 $ para distribuir entre los pobres más necesitados; por último pide se le entregue a su nuera Da. Petrona Ferriol la imagen de Nuestra Señora del Rosario. 

El inventario de los bienes se encuentra en el Archivo General de la Nación (Sucesión Nº 4896 del año 1857). Para tener una idea de la extensión que comprendía el campo que D. Pedro Nolasco Carrión poseía en el Pilar, digamos que el terreno superaba las medidas de una "suerte de estancia" como se denominaba a las tierras entregadas Juan de Garay, pues comprendía 3.330 varas [2.857,80 m.] de frente al río Luján por 9.000 varas [7.794,00 m.] de fondo hacia la cañada de Escobar.

El primer agraciado de estas tierras fue Juan de Garay "El Mozo", hijo del fundador, a quien le correspondió la suerte nº 4 en el reparto de 1580 y, al igual que las demás tierras entregadas en ambas bandas del río Luján, sus medidas tenían un frente de 3.000 por 9.000 varas de fondo. En 1645 fueron adquiridas por Diego de Cospedal; en 1735 pasaron a pertenecer a Fermín de Pesoa y Nicolás de la Quintana por compra que estos hicieron en almoneda pública por muerte del General D. Miguel de Riglos.

Años más tarde fueron dueños D. Cayetano Escola, D. Julián José Arriola, D. Diego Martínez y D. José Mateo Piñero, quien transfirió su dominio a D. Pedro Nolasco Carrión, su poseedor a partir de 1833. Sobre esta última cesión existe un error en los extractos de mensuras que ha llevado a la confusión a quienes se abocaron a la historia del pueblo de Matheu, pues afirman que la venta se realizó el 7 de febrero de 1861, sin haber tenido en cuenta que para ese entonces D. Pedro Nolasco Carrión ya era fallecido.

Si pasamos lectura a la escritura efectuada en esa fecha, ante el Escribano público D. José Victoriano Cabral, veremos que D. Mateo José Piñero en ese momento está legalizando una venta de vieja data, pues declara: "que la estancia conocida bajo el nombre de "Hacienda de Cabot", comprada el 14 de febrero de 1833 a D. Diego Martínez en la suma de 14.000 pesos moneda corriente, pertenecía exclusivamente en pleno y perfecto dominio a la sucesión de D. Pedro Nolasco Carrión, por cuanto había sido adquirida por cuenta, orden y con dinero del nombrado, quien le pidió diera su nombre en la escrituración por convenir mejor a sus intereses. No obstante, al día siguiente de la compra, le otorgó y firmó ante testigos un documento particular, haciendo constar en el mismo su carácter de testaferro y los derechos de propiedad de Carrión" (A.G.N. Registro 1 de 1861, folio 102v.).

Después de su muerte este terreno se dividió en cuatro partes iguales de 825 por 9.000 varas, que heredaron sus hijos: José Luis, Victoriano José, Pedro José y Justo José Carrión, los cuales, como su progenitor, llevaban los mismos nombres pero raramente los usaban, pues eran llamados Luis, Victoriano, Pedro y Justo. Estas tierras integran hoy las localidades de Zelaya (Pilar) y Matheu (Escobar).

Las 330 varas excedentes eran parte de la suerte nº 5, cuyo primer propietario fue Pedro Fernández. Las heredó D. Justo José Carrión y las vendió a D. Guillermo Doubley, sobre estas tierras se construyó la estación ferroviaria y el pueblo de Zelaya.

Otro terreno de su propiedad tenía 800 varas [1.666,00 m.] de frente al arroyo de Escobar y su fondo corría hasta dar con las suertes principales del río Luján. Esta fracción era de las consideradas "tierras de sobras" y había sido comprada a D. Manuel Lucero en dos ocasiones; las primeras 600 varas el 14 de agosto de 1849 y las 200 varas restantes el 10 de mayo de 1853, ambas adquisiciones efectuadas con intervención del Juez de Paz del Pilar (Duplicados de mensuras 28, 36, 103 y 181 del partido del Pilar, archivados en el Departamento de Investigación Histórica y Cartográfica de la Dirección de Geodesia, dependiente del Ministerio de Infraestructura, Vivienda y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires).

En el interior de estos enormes predios, además de los animales entregados  antes de su fallecimiento a sus hijos, mantenía más de 6.000 cabezas de ganado vacuno y la tasación de sus bienes alcanzaba la suma de 1.215.743 $ de la época.

Da. Josefa Martínez, viuda, casó en segundas nupcias en Pilar el 23 de mayo de 1857 (Libro 5 de Matrimonios, folio 39v.) con José Trifón Herrera, bautizado en Pilar el 7 de diciembre de 1823 a los 6 meses nacido (Libro 5 de Bautismos, folio 79), viudo que era de Da. Angela Calderón e hijo legítimo de D. José Herrera y de Da. Marta Calderón.

Al comenzar esta nota hicimos referencia a los cinco principales fundadores y benefactores que hicieron realidad el sueño de los habitantes pilarenses ante la indiferencia del gobierno de entonces y que gracias a la cooperación de estos vecinos se pudo construir la actual parroquia de Nuestra Señora del Pilar. Un diario de la época, cuya página reproducimos y recomendamos su lectura, publicó la noticia y la nómina de los contribuyentes, figurando como uno de los más importantes colaboradores, D. Pedro Nolasco Carrión.


Finalizamos esta breve reseña familiar de D. Pedro Nolasco Carrión, cuya bondad y generosidad ha quedado reflejada en las páginas de la historia del Pilar, por su devoción a la virgen, por su amor al pueblo que lo vio nacer, por su obra benefactora y por otros tantos méritos como los resumidos por sus hijos en la leyenda de la lápida, la cual esperamos de las autoridades o familiares, pueda ser construida nuevamente y restablecida a la brevedad en el mismo sitio que ocupaba y donde fuera puesta en aquel lejano año de 1856 antes de la inauguración oficial de la iglesia, pues ella guarda y cobija en sus entrañas a quien fue el fruto de su creación y porque ella también fue parte integrante cuando se declaró al templo MONUMENTO HISTORICO NACIONAL.


ANEXOS

Trascripción actualizada de la partida de bautismo de D. Pedro José Nolasco Carrión:

En la Capilla de Nuestra Señora del Pilar en once de Abril de mil setecientos setenta y tres años, Yo el infrascrito Cura y Vicario de la dicha Parroquia, bautice bajo condición, puse óleo y crisma a Pedro José Nolasco, por estar bautizado por un Secular, de cuya inteligencia no me pude informar, es hijo legitimo de Miguel Carrión, y Juana Maria Barrera, feligreses de la sobre dicha Parroquia, fueron Padrinos: Francisco Antonio Rodríguez, y Estefanía Josefa Barrera, asimismo feligreses de este partido, a quienes advertí el parentesco espiritual que contraían con el ahijado y con sus propios Padres, de que doy fe. [firma] Doctor Vicente Arroyo. 

Trascripción de la partida de entierro de D. Pedro José Nolasco Carrión:

En once de Agosto de mil ochocientos cincuenta y seis D. Pedro Nolasco Carrión, natural y vecino de éste, de ochenta años, casado con Doña Josefa Martínez, recibió los Sacramentos y murió de Cáncer, fue enterrado con el correspondiente permiso de Su Señoría Ilustrísima en el atrio del Templo, doy fe. [Firma] Pedro de San Pedro. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario